Categorías
Blog

Honestidad Brutal

Y sólo Andrés Calamaro era el indicado para poder dar título y nombre a esa dama que no sale a bailar si no la «invitas» a pasar.


la honestidad no es una dama que fácilmente se deje invitar a bailar…

Sabemos bailar con las mentiras piadosas, esas que se esconden entre la gente para fingir que existe una realidad paralela frágil pero cómoda que nos hace alejarnos de nuestra auténtica realidad.

Sabemos invitar a bailar a esa parte fea de nosotros que nos esconde de nuestra persona de verdad y, entre tanto ruido desordenado y tantas notas que no saben aprender a casar unas con otras, pasan los días entre silencios, inseguridades, pequeñas mentiras y falsas verdades.

Y digo sabemos sin miedo alguno a decir «lo sé». Porque yo soy y he sido el primero que he camuflado mi auténtica realidad entre miradas celosas a la Honestidad y acordes rotos atados a la subjetividad de una falsa realidad que única y exclusivamente se dibujaba en mi cabeza. Las enfermedades asociadas a la Salud Mental muestran una realidad subjetiva, un cauce de emociones inconexas, un baile de mentiras a tu reflejo, una danza rota con las verdades que no te atreves a aceptar por no saber aceptar que para alcanzarlas, el camino aún te queda lejos.

EXPERTO EN SALIR CORRIENDO…

Y no de quién tenía cerca, si no de quién realmente yo hice estar lejos. Verdades que se cuelan entre páginas de una «entre vista» en casa, con una frase en presente que te hace abrir los ojos y darte cuenta de que sí, de que realmente necesitas aflojar y volver al lugar del que nunca debiste zarpar: tu persona, con todas sus verdades y defectos personales.


Y ENTRE LETRAS DE CANCIONES, ENCUENTRO MIS RINCONES…

«La Flor y Nata de la mediocridad», invisible al juicio, aparentemente estable ante una inestabilidad que me quema, me arde, que me hace saber que me equivoco muchas veces, pero que otras tantas, tengo razón. Y que otras veces fui, yo sólo, el culpable de una gran equivocación. Que a veces no sé si es el destino quién sostiene el timón de mi vida, pero claramente hay veces que va en dirección suicida en el túnel que soy yo.

Porque me desordeno y a veces no sé si prefiero días iguales o días distintos, pero supe dejar guardado el instinto asesino en un cajón. Pero lo que tengo claro, es que se acabaron las rutas de los sacrificios, prefiero mis vicios, mi música y mi único amor. Que las revoluciones de los corazones, no perdonan, pero tampoco tienen perdón.

Que los libres de pecado lancen la primera piedra al que tienen delante, pero si lo hacen asegúrense de no esconder la mano para dejar la firma de la verdad, que esa puede hacer daño al asomar la cabeza, pero también facilita que tú, o la persona que tienes al lado, o delante, vivan dónde se merecen, en la vida real.

PORQUE SÍ, PORQUE SON MIS DEFECTOS PERSONALES LOS QUE MEJOR ME SALEN…

PERDÓN POR EL RUÍDO, EL TIROTEO DE AYER…

Pero a todos nos gustan los pecados capitales, y a mí, lo que a ti te gusta más. Sí, mis defectos personales, los míos y los de todos nosotros, los que mejor nos salen y los que mejor nos saben. Con un pasado imperfecto, y como casi siempre solía, pasado de todo, pero seguramente, pasado mañana, mejor. Y mejor por jugar siempre con la Honestidad de saber contar la verdad una vez y la mentira, dejarla para verla bailar lejos de lo que yo pueda escribir, vivir, sentir o dar.

PERO SI ALGUNA VEZ, NO ME VUELVEN A VER…

Ya no será por haber intentado hacer más un viaje en solitario, será porque como casi todo en la vida, no se me olvida, algo va a quedar a dentro de mí que ya sé de quién es. No me importa qué o quién me acompañe, me importa que sí se qué y quién quiero que lo haga pues, lo importante de todo esto es saber hacer el viaje que te hace que a ese «alguien» que eres tú, con todos y todas tus compañeros y compañeras de viaje, te hagan feliz por ser Honesto con tus virtudes y tus defectos, sí, esa verdad que todos deberíamos saber mostrar ante la nueva oportunidad pues, a veces, reconocer dónde estuvo la Verdad, te hace poder volver a empezar, mejor que antes, con todos y cada uno de los instantes que hacen que esto que ahora estamos descuidando tanto entre todos, la vida y el planeta, sea un pequeño gran lugar mejor.


INICIO